La vivienda de costa comienza a vislumbrar tierra firme

La fuerte marejada que sufrió el residencial en las zonas costeras durante la crisis comienza a remitir. Tímido y abriéndose paso con dificultad entre los nubarrones de cemento del stock aún acumulado, el sol de la reactivación comienza a asomar. Apenas calienta en algunas zonas y ya brilla en otras, pero varias estadísticas confirman que lo peor del ajuste ha pasado. Al calor de la recuperación del consumo y del boom del alquiler vacacional, el sector deja de hacer agua y vislumbra tierra firme. Un reciente informe del portal inmobiliario pisos.com revelaba que una vivienda tipo en venta en las playas españolas costaría ahora 215.579 euros, un 19,84% más que en 2016, cuando el precio medio fue de 179.886 euros. En cuanto al alquiler, se ha pasado de una renta media de 565 euros semanales a 642, registrando un incremento del 13,57% en un año.

El informe «Vivienda en Costa 2017», elaborado por Tinsa, también refleja la recuperación de las constantes vitales del negocio residencial en las áreas de playa. Esta radiografía divide la costa peninsular e islas en 58 zonas. La red técnica de la tasadora señala que la situación es de clara mejoría en un 22,4% de las zonas analizadas, frente al 8,8% del año pasado. En otro 43% se perciben indicios de mejora, con lo que casi dos terceras partes está evolucionando de manera positiva.

Lee la noticia completa en ABC

 

Los comentarios están cerrados.