Seis premisas básicas para tener bien atado el contrato de alquiler de una vivienda

A la hora de elaborar el contrato de arrendamiento de una vivienda son varias las preguntas que se agolpan en la cabeza para tenerlo lo mejor atado posible: ¿verbal o escrito? ¿en documento público o privado? ¿hay que pagar algún impuesto? Desde la editorial jurídica Sepín recomiendan hacer el contrato por escrito y que esté inscrito en el Registro para mayor protección del inquilino. También recuerdan que el arrendatario debe pagar el ITP.

Cuando se va a alquilar una vivienda surgen muchas dudas en relación con el contrato de arrendamiento. Tanto el casero como el inquilino buscan firman un contrato que proteja los intereses de cada uno de la mejor manera posible. Por eso, Begoña Costas, directora de Sepín Arrendamientos Urbanos ofrece a continuación seis recomendaciones a tener en cuenta.

 

Más información en Idealista

Los comentarios están cerrados.