El auge inmobiliario dispara el negocio de la banca extranjera en España

La inversión inmobiliaria no residencial alcanzó el pasado año la cuantía récord de 14.000 millones de euros. Una cifra que demuestra el interés que existe por comprar activos en España y que no ha pasado desapercibida entre las entidades financieras extranjeras que, tras la huida de este mercado protagonizada por algunas de ellas, han regresado para aprovechar la recuperación del inmobiliario español.

Estas firmas han vuelto a abrir el grifo de financiación en España, pero sin asumir los riesgos de la anterior etapa, al financiar a inversores institucionales, de probada solvencia, en operaciones con respaldo hipotecario y con tasas de rentabilidad mayores que otra clase de negocios ahora en mínimos por los bajos tipos de interés actuales.

Lee la noticia completa en: Expansión.com

Entradas relacionadas